Programa de Intervención Temprana

El Programa de Intervención Temprana atiende a 12 niños de 1 a 6 años de edad con parálisis cerebral y/o discapacidad intelectual. Tiene como objetivo favorecer la interacción del niño con el medio ambiente a través de la estimulación sensorial y propioceptiva.

Equipo

El equipo del área de intervención temprana consiste en material para el desarrollo de habilidades motrices gruesas que brinden a los niños con parálisis cerebral la posibilidad de explorar e interactuar con el entorno.

Actividades

En esta área se realizan actividades que tienen como objetivo mejorar las habilidades motrices de los niños con discapacidad motriz a través de actividades de juego, igualmente se desarrollan habilidades cognitivas y de integración. Es importante para favorecer el aprendizaje que los niños disfruten durante el movimiento, con el fin de facilitar en aprendizaje y la repetición del mismo.

Alberca de pelotas

El uso de la alberca de pelotas es importante para la integración de las sensaciones ya que el niño mejora su organización corporal y aumenta su nivel de alerta. Además de ser una actividad lúdica que favorece su desarrollo integral.

Estimulación sensorial

La estimulación sensorial es importante porque proporciona al niño la interacción con estímulos táctiles, auditivos y visuales, así como propioceptivos y vestibulares, permitiendo el desarrollo de sus destrezas y habilidades para interactuar con su entorno.

Atención personalizada

Durante el desarrollo de la sesión cada alumno cuenta con el apoyo de un maestro que le facilita el logro de las actividades, motivándole y apoyándolo cuando lo requiera. El ambiente y equipo son importantes para la motivación de los alumnos.

Sesiones de trabajo

Se realizan 10 sesiones de intervención temprana de una hora a la semana para 12 alumnos con parálisis cerebral y discapacidad intelectual.

En la sesiones individuales se proporciona al niño la posibilidad de tener experiencias sensoriales, que favorezcan su atención y sus habilidades motrices finas.

Durante el desarrollo de las sesiones de trabajo se pretende que el niño, independientemente de sus habilidades motrices, tenga la experiencia de realizar las transiciones. Desde acostado hasta la aposición de pie, y viceversa. Esto se realiza con el uso de rollo, cuñas, pelotas, cacahuates y/o estabilizadores.

Las sesiones de trabajo se pueden realizar en diferentes ambientes, con el fin de favorecer la adaptación de los niños a diferentes entornos.